11/09/2018

Memoria de las Jornadas Ecofeministas por la defensa del territorio cuerpo tierra

Con mucha satisfacción, presentamos la Memoria de las Jornadas Ecofeministas por la Defensa del Territorio Cuerpo-Tierra, realizadas por Agua y Vida: Mujeres, Derechos y Ambiente en los días 4 y 5 de agosto de 2017.

Estas Jornadas fueron las primeras a ser realizadas en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, y tuvieron como propósito el de posicionar el Ecofeminismo en la región, a partir de su argumento principal de que el sistema patriarcal capitalista se sostiene en la dominación y explotación de la naturaleza y en la dominación y explotación de las mujeres. Mientras que la naturaleza es dominada, explotada por medio de proyectos de desarrollo extractivistas, que existen en el Sur Global desde la época de la Colonia y expresa el modelo de capitalismo por despojo, las mujeres son dominadas y explotadas por medio de los mandatos patriarcales de los roles de género, el trabajo doméstico y de cuidados y el amor romántico que se expresa en la familia heteronormada. Además, las Jornadas buscaron ser un espacio para que mujeres pertenecientes a organizaciones sociales y activistas se conocieran, dialogaran en torno a temas comunes y pudieran tejer alianzas. También fue una forma de construir un espacio para que las promotoras y defensoras de los derechos de las mujeres pudieran organizarse, encontrarse y compartir sus prácticas, análisis y reflexiones sobre tres grandes temas estrechamente relacionados entre sí:

  • Gin-Ecología: cuerpo, derechos sexuales y reproductivos.
  • Afectos, poderes y crítica al amor romántico: violencia hacia las mujeres y feminicidios en Chiapas, resistencias lesbianas frente al patriarcado.
  • Defensa del territorio-tierra: derechos ambientales, derecho a la tierra y al territorio, geografía ecofeminista, situación de las defensoras ambientales y del acceso de las mujeres a la tierra.

Las Jornadas se inscriben en el objetivo amplio de Agua y Vida de aportar a la transformación de las relaciones sociales, políticas y económicas que sostienen al patriarcado capitalista que promueve diversas formas de violencia hacia las mujeres y la Naturaleza.

Es así que como ecofeministas abogamos por acciones, reflexiones y alternativas ético políticas que nos ayuden a replantear la actual crisis ambiental, política y civilizatoria. Transformar la cultura patriarcal capitalista desde un enfoque ecofeminista implica hacer una crítica directa a las sociedades machistas, consumistas, extractivas, individualistas y violentas que atentan contra la Naturaleza y otras poblaciones históricamente subordinadas, sobre todo las mujeres.

Más icon

11/09/2018

Cartografías Ecofeministas para la defensa del territorio cuerpo tierra

Una de las manifestaciones más fuertes de despojo es el extractivismo, que afecta tanto el territorio, la diversidad biológica y su ecosistema, como los cuerpos y emociones de las personas que lo habitan.

Desde el ecofeminismo, nos interesa analizar y profundizar los impactos de los megaproyectos extractivistas tanto en la explotación de la naturaleza, la degradación de los ecosistemas y la expropiación del territorio por medio de las empresas, como en la vida de las mujeres que habitan estos territorios.

Este folleto se basa en los procesos formativos que hemos desarrollado con liderezas comunitarias, y aquí lo compartimos para seguir fortaleciendo nuestras luchas.

Descarga aquí las Cartografías.

Más icon

23/07/2018

Campaña: El trabajo Doméstico y de Cuidados es tarea de todxs

El sistema capitalista se sostiene en la dominación y explotación de la naturaleza y en la dominación y explotación del cuerpo y fuerza de trabajo de las mujeres. Hoy en día, más que nunca, el mercado ocupa el centro de la vida, apropiándose de las energías, conocimientos y tiempos de las mujeres para ponerlos a su servicio.

El ecofeminismo argumenta que los seres humanos somos ecodependientes e interdependientes: dependemos unas de las otras, en mayor o menor medida, en diferentes fases o etapas de la vida, dependemos del tiempo, de la energía y de los recursos de otras personas puestos a disposición de nuestro cuidado. Dependemos de la naturaleza, de los bienes comunes naturales, de los alimentos, del aire limpio, del ciclo del agua, del fuego… Son los trabajos de cuidados y la naturaleza los que aseguran la reproducción social, los que sostienen la vida… y el patriarcado capitalista.

Más icon

23/07/2018

Campaña El trabajo de cuidados es tarea de todxs

¿Quién te cuida? ¿A quién cuidas?

El modelo de desarrollo neoliberal actual, patriarcal-capitalista-globalizado, ha reforzado y profundizado la división sexual del trabajo. Aún son las mujeres las que cargan con la responsabilidad-obligación de los trabajos domésticos y de cuidados que permiten la sostenibilidad de la vida.

Los trabajos doméstico y de cuidados son todas aquellas actividades que las mujeres realizan en el ámbito doméstico o fuera de él con el fin de garantizar la vida de las y los integrantes del hogar. Para realizar el trabajo doméstico y de cuidados, ya sea en comunidades, pequeñas o grandes ciudades, las mujeres invierten tiempo, fuerza física, concentración, inteligencia, desarrollan estrategias y saberes, se cansan, se sobrecargan, muchas veces se lastiman, se desgastan. Es el trabajo que constantemente reproduce las relaciones y permite la vida cotidiana, que se ubica en la esfera de los afectos y del deber-ser, en el ámbito de lo privado.

Gestar, parir, amamantar, atender a hijas e hijos en todos los aspectos de su vida (atención, educación, salud), lavar ropa, limpiar la casa, ahorrar agua y energía, regar las plantas, hacer la compras, cocinar, proveer de ropa, hacer los pagos y trámites administrativos (pagos de agua, luz, teléfono, predial, etc.), ahorrar, distribuir internamente el dinero, priorizar gastos, las reparaciones domésticas, entre otras; y en contextos rurales: todo eso además de cargar agua, leña, limpiar la milpa, sembrar, cosechar, cuidar el solar familiar. Además, incluye la atención y contención emocional y afectiva, las atenciones y el cuidado de personas enfermas y personas parcial o totalmente dependientes.

El sistema capitalista se sostiene en la dominación y explotación de la naturaleza y en la dominación y explotación del cuerpo y fuerza de trabajo de las mujeres.

Hoy en día, más que nunca, el mercado ocupa el centro de la vida, apropiándose de las energías, conocimientos y tiempos de las mujeres para ponerlos a su servicio.

El ecofeminismo argumenta que los seres humanos somos ecodependientes e interdependientes: dependemos unas de las otras, en mayor o menor medida, en diferentes fases o etapas de la vida, dependemos del tiempo, de la energía y de los recursos de otras personas puestos a disposición de nuestro cuidado. Dependemos de la naturaleza, de los bienes comunes naturales, de los alimentos, del aire limpio, del ciclo del agua, del fuego… Son los trabajos de cuidados y la naturaleza los que aseguran la reproducción social, los que sostienen la vida… y el patriarcado capitalista.

Conoce aquí la campaña

Más icon