Materiales

Uno de los valores de la educación popular feminista es el compartir. La información y metodologías que aquí publicamos están animadas por este principio y por el irrevocable hecho de que las metodologías y técnicas populares son de todas. ¡El conocimiento, cuando se comparte, mejora y crece!

Agua y Vida fomenta la construcción colaborativa de saberes y conocimientos, pues éstos son bienes comunes.

¡Adelante! Descarga, copia-pega, comparte y difunde nuestros materiales.


Megaproyectos, extractivismos y conflictos socioambientales en Chiapas, MéxicoCompartiendo la palabra y el aprendizaje de las mujeres a tres años de la escuela ecofeminista mujeres defendiendo el territorio cuerpo-tierra

El extractivismo y los megaproyectos van de la mano, generando conflictos socioambientales y la sistemática violación de nuestros derechos, como el derecho a la tierra y al territorio, el derecho a la salud y a la alimentación, el derecho al agua, al medio ambiente sano, los derechos laborales, el derecho a la consulta previa, libre e informada. Además, generan toda suerte de violencias, pues el Estado se alía con las empresas y hasta con el crimen organizado, persiguiendo a las defensoras y criminalizando la protesta social.

Desde nuestra perspectiva ecofeminista, visibilizamos que la explotación y dominación de las mujeres tiene paralelismos con la dominación y explotación de la naturaleza y los bienes comunes naturales en nombre del capital, del dinero. Eso significa que tanto la tierra como los cuerpos de las mujeres son vistos como mercancía, como territorios para sacrificar y conquistar para que el sistema opresor exista.

La principal manifestación del despojo capitalista es el extractivismo, que afecta tanto el territorio en su diversidad natural y sociocultural, como los cuerpos y emociones de las personas que lo habitan, en especial los cuerpos de las mujeres. Desde sus orígenes, la economía extractiva se ha relacionado con el control, violencias, militarización, sometimiento y dominación de los territorios y sus pueblos. Conjugando la dimensión económica (saqueo, despojo, acumulación por desposesión) y cultural, el extractivismo intensifica y moderniza el saqueo histórico de los bienes naturales impuesto por el Norte al Sur Global.

A partir de estas constataciones, Agua y Vida: Mujeres, Derechos y Ambiente convocó en el año de 2017 a la Escuela Ecofeminista «Mujeres defendiendo el Territorio Cuerpo-Tierra», que desde la educación popular feminista, pretende realizar una mirada crítica de las realidades históricas e inmediatas de las mujeres –marcadas por el capitalismo patriarcal desarrollista– para situarnos corporal, geográfica y epistemológicamente, identificar los problemas y proponer alternativas orientadas hacia la sostenibilidad de todas las formas de vida del planeta. El éxito de la propuesta teórico-metodológica y didáctica ha llevado a una segunda y terceras generaciones de la Escuela en los años de 2018 y 2019, sumando la formación de 76 mujeres defensoras de los derechos humanos, en especial de los derechos ambientales, de 5 estados de México, más de 10 municipios de Chiapas y 6 países latinoamericanos.

Producto de estos tres años de reflexión, son los aprendizajes que construimos en conjunto sobre nuestras luchas en contra de los megaproyectos y el extractivismo en Chiapas. Es desde la palabra de muchas compañeras que día a día defienden sus cuerpos y sus  territorios que se muestran los impactos de los conflictos socioambientales y nos permiten ver la cara más perversa de la implementación de los modelos extractivistas y sus violencias en nuestras vidas.

Les invitamos a leer el material, descargarlo y compartirlo.

Megaproyectos, extractivismos y conflictos socioambientales en Chiapas, México


Relatoría del Taller: Recuperando nuestro poder personal y colectivo

Las mujeres defensoras del territorio enfrentan muchos obstáculos para su participación activa. Por un lado, la violencia estructural, que viven como mujeres y como indígenas, se traduce en una serie de violencias históricas cotidianas como la exclusión y la marginación. Por otro lado, los megaproyectos extractivistas que se imponen como realidades y como amenazas, conduciendo a un contexto de múltiples violencias, barbarie, enajenación e injusticia social y ambiental, violando sistemáticamente una serie de derechos arduamente conquistados. Y en esta tesitura, las mujeres también gestan la esperanza y solidaridad, dan cuenta de procesos organizativos y la responsabilidad colectiva para transformarse a si mismas y a sus contextos.


Aunque sean el principal sector afectado por los desastres, las mujeres, a pesar de su vulnerabilidad, están organizándose y tienen un papel preponderante en el cuidado de la vida y en la supervivencia de la familia en ocasión de desastres. Son las que más comprenden los impactos y consecuencias de los desastres a corto, mediano y largo plazos, y están más atentas en construir entornos seguros para sí mismas, para su familia y para su comunidad.

Descarga y comparte la infografía sobre Mujeres e Impactos de los Desastres

Mujeres y Reducción de Riesgos y Desastres

Cuando ocurre un desastre, las mujeres llevan la carga más pesada en las tareas de cuidado, socorro, recuperación y reconstrucción de la familia y de la comunidad. Son las principales encargadas de atender y contener emocionalmente a los demás: niñas, niños, personas heridas, enfermas, o discapacitadas y personas adultas mayores, suministrar agua y garantizar la comida.

Descarga y comparte nuestra infografía sobre Desastres y Trabajo de Cuidados.

Desastres y Trabajo de Cuidados